El Natural Sport Sada acaba de dejar su sede en el pabellón municipal para trasladarse al hotel Alda Sada Marina, donde cuenta con un tapiz de 200 metros

La Voz de Galicia, 14 de octubre de 2020. El Natural Sport Sada alcanzó este verano su 21.º aniversario y ha comenzado una nueva andadura, con cambio de sede y denominación. Este club ha pasado en ese tiempo de ser una pequeña entidad centrada en el taekwondo de combate a cerrar el curso pasado con 150 alumnos impartiendo las cuatro modalidades: técnica, combate, exhibición y freestyle. «Hay solo dos clubes que consiguieron medalla nacional en las cuatro modalidades, nosotros somos uno de ellos», comenta Sabela Lonja, presidenta de la entidad, a la que lleva vinculada desde el 2004 y con la que compitió en el pasado.

Aunque el Natural Sport Sada nació vinculado a un club de Ribeira, ahora funciona de manera independiente, cuenta con un equipo de tres monitores y otros tres en formación, preparando en este arte marcial a personas de todas las edades, aunque por número predominan los jóvenes de 12 a 16 años. Hasta este mes entrenaban en el pabellón municipal, pero reconocen que se les quedaba «extremadamente pequeño». El año pasado celebraron los 20 años del club en el hotel Alda Sada Marina y en conversaciones con los responsables pensaron que los salones podrían habilitarse para practicar su deporte. «Les gustó la idea y fueron todo facilidades», reconoce la responsable del club, que comenta que por ello incluyeron Alda Hotels en el nombre de la entidad.

A primeros de octubre arrancaron la temporada 2020-2021 en la nueva sede y reconocen que es un «lujo». «Contar con 200 metros de tapiz, dos terrazas, es increíble, ahora tenemos ventilación y luz natural», remarca. «La formación es de más calidad porque el espacio te permite hacer sesiones que no podíamos hacer antes, guardar la distancia de seguridad, usar la mascarilla sin ahogarte, además disponer de luz natural es mejor, tenemos vistas, está en el centro del pueblo y los padres tienen bar para esperar, son todo cosas buenas», apostilla la presidenta, que reconoce que debido al covid-19 han experimentado una caída en la matriculación. «Un pequeño bajón, pero no demasiado grande, arrancamos con unos 110 alumnos, pero aún faltan las actividades de los coles», explica Sabela Lonja, que lo vincula con la incertidumbre generada por la pandemia, que ha hecho a algunos padres esperar a ver cómo se desarrolla el inicio del curso.

Pese a ello, la presidenta se muestra esperanzada y estima que «el club va a pegar un subidón sin precedentes», debido no solo a los éxitos en las competiciones sino a que las distintas modalidades no se parecen entre sí, «que permite que en un mismo deporte puedas hacer varios», a los valores que ofrece un arte marcial, al trabajo de equipo, y a la capacidad del club para inculcar trabajo y disciplina, aunque sin olvidar que la mayoría de los alumnos son niños y que se tienen que divertir.

Ver noticia

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *