Los responsables de los establecimiento vaticinan una ocupación elevada gracias a que Ferrolterra se percibe como un destino seguro y poco masificado por el turismo.

La Voz de Galicia, 3 de julio de 2020. A mediados del pasado mes de junio, recién estrenada la «nueva normalidad», los hoteles de Ferrol y Narón reabrieron sus puertas con mucha incertidumbre ante un verano que se presentaba incierto. Sin embargo, ahora que julio acaba de empezar, el optimismo es la tónica dominante. Aunque la mayoría de los establecimientos no espera alcanzar los niveles de ocupación del verano pasado, el aumento de las reservas registrado en los últimos días les hace mirar con esperanza a la campaña estival. «La verdad es que estamos gratamente sorprendidos, porque no nos esperábamos tanta demanda. El ritmo de las reservas ha crecido mucho esta semana y fue especialmente llamativo el 1 de julio. En esa jornada recibimos 24 reservas para pernoctar esa misma noche y algunas de ellas con estancias de varios días», comenta el director del Gran Hotel Ferrol, Gonzalo Jiménez.

En el Parador, las perspectivas también son halagüeñas, y su director, José Antonio Cedena, como Jiménez, tampoco esperaba que los meses de julio y agosto «fueran a comportarse tan bien». «La ocupación en estos momentos para julio es la misma que teníamos el año pasado a estas alturas y para agosto ligeramente superior. Por eso esperamos que la ocupación de este verano sea la misma que en el 2019, quizá incluso con alguna décima de más: 87% en julio y 93% en agosto», señala Cedena.

El responsable del Hotel Alda Suizo, Juan Carlos Rodríguez, también se muestran optimista, aunque no tanto como Cedena. «De momento la primera quincena de julio está flojita, pero a partir del día 15 se anima bastante. Para agosto sí que hay bastantes reservas, así que esperamos tener una buena ocupación», comenta Rodríguez. Y en el vecino municipio de Narón, la directora del Sercotel Odeón, Bibiana Reyes, vaticina igualmente una alta ocupación. «Las reservas crecen cada día, y en estos momentos, estamos en un 63% para la primera quincena de julio y casi al 53% para la segunda», comenta. Y para agosto, el porcentaje de ocupación se acerca ya al 50%, una muy buena cifra «teniendo en cuenta la situación y el poco margen de venta que hay este año», anota Reyes. Lo que le preocupa la directora del Sercotel no es tanto la ocupación como la facturación global del verano, «pues los precios son inferiores a los del año pasado».

Ver noticia completa

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *